• Preparación
    • 1. En primer lugar debéis saber es que este proyecto es algo complejo de realizar. Tiene dos fases: la primera consiste en la construcción del molde y la segunda en la elaboración de la pasta de papel. Si bien, quien disponga de espacio en casa o de un pequeño taller lo puede realizar. O incluso sin realizar el molde se puede aplicar la pasta de papel, de la que luego os daré la receta, a cualquier superficie que sea cónica y porosa, para facilitar la parte de desmoldar y su secado.

      Dicho esto, comenzaremos por el molde, que se compone de un molde exterior y un contramolde interior:

      Necesitamos 2 perfiles de aluminio en "L" de 10 x 1,5 mm de al menos 2,5 m para las bases y 7 pletinas de 10 x 1,5 mm de la misma largura para el resto de la estructura.


    • 2. Lo primero que haremos será cortar con la sierra circular y su correspondiente sierra para aluminio los perfiles en "L" y las pletinas a la largura indicada según los planos. Os doy una pequeña aclaración sobre las medidas.

      La largura total de los perfiles que debemos cortar es de:
      Molde exterior:
      Base superior: 1029 mm + 10 mm para la unión= 1039 mm
      Base inferior: 819 mm+ 10 mm para la unión= 829 mm
      Pletinas: 453 mm

      Molde interior:
      Base superior: 966 mm + 10 mm para la unión= 976 mm
      Base inferior: 753 mm + 10 mm para la unión= 763 mm
      Pletinas: 451 mm


    • 3. El siguiente paso es marcar con un lápiz las medidas sobre los perfiles para cortarlos, dejando siempre un lado de la L sin cortar como en la imagen. Esto nos permitirá doblarlos y crear una estructura fuerte. El corte del molde interior será limpio ya que se doblará en sentido contrario, pero para el molde interior es necesario cortar en ángulo ya que lo doblaremos hacia dentro, de esta manera no molestará el perfil al doblarlo.

      *Tened en cuenta al marcar que la hoja de la sierra siempre se come unos milímetros (aproximadamente 3 mm).

      Las pletinas se marcan y se cortan tal cuál, tanto en el molde interno como externo.
    • 4. Doblar los perfiles en "L".
      Lo haremos con la ayuda de un transportador de ángulos. Tened en cuenta hacia que lado doblar el perfil según sea para el molde interior o exterior.
      Para el molde interno son los mismos grados que en la imagen, pero recordad que se pliega hacia el otro lado.
    • 5. Para realizar la unión rebasamos los bordes del sobrante de 10 mm y agujereamos con un taladro los dos extremos con una broca de 4 mm de diámetro para unirlos con un remache de aluminio de 3,2 mm o en su defecto con un tornillo y una tuerca que nos permitirán abrirlo para desmoldar con más facilidad llegado el momento.
    • 6. Agujerear las pletinas.

      Para ello, primero marcaremos con un punzón y un martillo el lugar donde haremos el agujero. Desde los dos extremos de la pletina calcularemos una equidistancia desde los bordes para que al perforar quede centrado.

    • 7. Doblar las pletinas.

      Doblaremos los extremos ligeramente después de agujerear. En cada extremidad de la misma pletina se dobla hacia el lado contrario para que encaje con las bases. Lo haremos con la ayuda de un sargento. Calculando algo menos de un centímetro para tener holgura al colocarlo sobre la base y que encaje todo.
    • 8. Agujerear los perfiles en "L" en los vértices dejando la distancia suficiente para encajar dos pletinas en cada ángulo.
    • 9. Fijar las pletinas con remaches a los perfiles en “L”. Hay que tener en cuenta de dejar el lado más liso por la parte interna en el caso del molde exterior, y por la parte externa en el molde interior para que al colocar la malla metálica no haya ninguna protuberancia.
    • 10. Repetimos la operación en los dos moldes y nos aseguramos de que queda nivelado.
      Podemos añadir dos pletinas en la base pequeña de cada molde para fortalecer la estructura y la malla, que alojará mucho peso y puede ceder.
    • 11. El último paso de esta primera fase es colocar la malla metálica. Para ello primero agujerearemos toda la estructura cada 4 o 5 cm para alojar los remaches y que la malla quede tensa. Comenzaremos con las bases e iremos haciendo cada lado del "triángulo" de forma ordenada tensando con cuidado para que no se estropee la malla.

    • 12. Los moldes deberían quedar como en la imagen. Recordad que la malla en el molde exterior va por dentro, y en el molde interior va por fuera, ya que lo que nos interesa es que la pasta de papel se aloje en el hueco que dejan estas dos.
    • 13. Una vez tenemos los moldes hechos toca hacer la pasta de papel.

      En nuestro caso usaremos una mezcla de cartones recogidos de la calle y cola blanca Ph neutro, ya que la acidez neutra de ésta permite que se aplique de forma sencilla y se fije rápidamente. Además si se humedece de nuevo con agua es totalmente reversible, por lo que el material puede ser reutilizado. Es un adhesivo formulado especialmente para la conservación de materiales y no se cuartea con el transcurso del tiempo. Además su capacidad de adherirse a la mayoría de superficies es ideal para el buen funcionamiento de la mezcla.

      Deberemos limpiar los cartones de cualquier resto de cinta de embalar, cola o pegatinas. Una vez limpio lo humedecemos (yo lo hago en la bañera o la ducha por comodidad) y después se van haciendo trozos más pequeños en un cubo con agua. Es mejor dejarlo unas horas para que el cartón se reblandezca del todo.

      Después es necesario desmenuzarlo para crear una pasta suave. Recomiendo hacerlo con el batidor de pintura y un taladro en un recipiente más grande y con más agua, en pequeñas cantidades ya que así es más fácil. No uséis batidora de mano por lo que más queráis, y menos si no es vuestra, no seríais los primeros que estropean una minipimer a una compañera de piso por hacer pasta de papel (...Lo siento!).
      Una vez hecho esto debería tener el aspecto de la foto.
    • 14. Ahora toca escurrir la mezcla para dejar solo el cartón
      Por comodidad el fregadero es óptimo, aunque como siempre cada uno tiene sus métodos.
      Necesitáis una tela tipo tul o unas medias viejas que os permitan escurrir todo el agua.
      Una vez hecho, soltamos un poco el cartón batiéndolo otra vez con el taladro, ya que si lo habéis hecho bien quedará apelmazado con la forma de vuestras manos, como en la foto.
    • 15. Lo siguiente es mezclar el cartón con la cola. Calculo que la proporción de cola son unos 2/3 con respecto al cartón. Eso es mucha cola. Para una bamqueta he llegado a usar unos 9 botes. Amasa con cuidado y paciencia y en una posición cómoda para evitar dolores de espalda. Cuando acabes tiene que tener un aspecto biscoso
      Mezcla bien, no vale dejar partes en que se vea la cola blanca, todo tiene que quedar homogéneo.
    • 16. Por fín el último paso: Agregar la pasta de papel al interior del molde.

      Preferentemente al aire libre, sino el colocón puede ser impresionanté, añadís la masa empezando por la base y presionando, lo suficiente para que quede prensada y no se rompa la malla. Alisar y presionar para dejar la base uniforme. después se hace lo mismo en las paredes hasta llegar al borde de la malla.
      Si se acaba la pasta de papel, ten preparado cartón para mezclarlo con la cola en el momento. Es mejor no dejar que seque, ya que si no, la unión entre seco y humedo podría ser la que debilitase la banqueta.
    • 17. Acabar de llenar el molde hasta el borde (no como en la foto) y con cuidado encajáis el molde interior. Este hace que las paredes se mantengan en su posición y de forma a la parte interna.
      Además le da una textura a toda la pieza muy característica.
    • 18. Por último recomiendo, que durante el tiempo de secado, se retire la malla exterior cuando aún esté un poco húmedo. Esto permitirá retocar algunas zonas donde la masa haya quedado deformada por el peso de ésta en la malla.
      Asimismo, ir girándola, dándole la vuelta, para que se seque también en el interior.
    • 19. Finalmente queda esta preciosidad, a la que añado una etiqueta con el nombre impresa en papel transfer sobre cinta de algodón. Se coloca a unos 10 centímetros de la base más ancha y en una de las aristas de fuera para que no moleste al encajar una sobre otra.

      Adjunto los planos de todo para que no tengáis ninguna duda.
    • 20. El último paso es combinarla como quieras.
    • 21. ¡Las posibilidades son infinitas!