Calle Enmedio – el Brenzador

Receta publicada: 13/07/2017
Receta modificada: 02/09/2017
Dificultad
Tiempo de construcción
24 horas
Tipología de objeto
Licencia
Calle Enmedio – el Brenzador por Marta Janer está bajo licencia Creative Commons — Reconocimiento-No Comercial-Compartir Igual
Archivos adjuntos
No votes yet.
Please wait...
Calle Enmedio – el Brenzador

Calle Enmedio es un homenaje a aquellas personas que siguen viviendo en un entorno rural, concretamente a los habitantes de Zucaina, el pueblo en el que veraneo desde que era pequeña y en el que mi familia vivió durante generaciones. Año tras año el municipio va perdiendo población, ya que muchos optan por marcharse a ciudades o pueblos más grandes, que les ofrezcan los servicios necesarios. El proyecto surge de la preocupación personal frente al futuro del pueblo y en…

Ver la Memoria completa



Preparación paso a paso

  1. Para empezar debes reunir todos los ingredientes necesarios para elaborar el Brenzador. Intenta acudir a pequeños comercios locales: la carpintería, la costurera y la ferretería de tu barrio.
  2. Dale al carpintero las medidas para que él corte las maderas. Normalmente en la misma carpintería disponen de tablones, así que allí mismo las encontrarás.

    A la misma vez, pídele a la costurera que te cosa las hebillas a las cintas. Dos hebillas por cinta, en total 4 cintas.

    (Si quieres cortar o coser tu mismo las piezas, adelante)
  3. A continuación, pule las esquinas de los tablones, para que no sean punzantes. Y coloca las grapas tal y como se indica en las instrucciones.
  4. Finalmente, una vez tengas todo listo, solo deberás montar tu Brenzador, elegir una silla, colocarla encima y disfrutar.

Calle Enmedio es un homenaje a aquellas personas que siguen viviendo en un entorno rural, concretamente a los habitantes de Zucaina, el pueblo en el que veraneo desde que era pequeña y en el que mi familia vivió durante generaciones. Año tras año el municipio va perdiendo población, ya que muchos optan por marcharse a ciudades o pueblos más grandes, que les ofrezcan los servicios necesarios. El proyecto surge de la preocupación personal frente al futuro del pueblo y en consecuencia la próxima desaparición de su identidad (costumbres, valores, recetas, frases hechas, etc.). El proyecto hace hincapié en tres de los valores, que caracterizan a este colectivo: hacer vida en la calle, el amor por la tierra y vivir en comunidad. Valores que se reflejan en una actividad muy particular, el rolde, que consiste en salir a la calle con una silla bajo el brazo y esperar a que el resto de vecinos vaya uniéndose. A través del brenzador, pretendo reflejar su estilo de vida tranquilo y en comunidad. El objeto diseñado es una base balancín que permite colocar encima la silla que queramos, es transportable para que podamos practicar el rolde en cualquier lugar. El nombre del objeto surge de una de los tests que realicé con los vecinos del pueblo, que usaron la palabra brenzar en vez de mecer. Por otro lado, para enfatizar esta reivindicación, llevé a cabo una instalación en un entorno urbano, que se contrapone directamente con el carácter rural del brenzador. Este juego de elementos antagónicos busca recuperar y conservar algunas de las prácticas que Zucaina va perdiendo poco a poco.

Sin comentarios aun. ¡Deja el primer comentario!

Debes iniciar sesión para publicar un comentario.